17/2/09

INAUGURACIÓN DEL BLOG


Desde pequeña siempre he tenido la manía de dejar en blanco la primera página de cada cuaderno. Ello se debía a mi obsesión por no estrenar las cosas del todo; obsesión por dejarle una oportunidad al futuro; como cuando mi madre me hacía mi comida favorita y yo dejaba siempre un poco para el día siguiente. Ni aunque me muriera de ganas de acabarme todo entero, jamás lo hacía; como si una fuerza superior que habitaba dentro de mí me lo impidiera, me impidiera disfrutar al máximo de las pequeñas cosas de la vida, dejándome sin la ilusión de romper el papel de regalo tan minuciosamente envuelto para ver lo que se encuentra en su interior.


Siempre me dije a mí misma: "Ahora no, esto mejor para otro día, para otro momento..." Y ahora me doy cuenta de lo equivocada que estaba, de que hay que vivir las cosas en SU MOMENTO, porque los momentos tienen posesivos: son de una persona, de un lugar, de una ciudad, de un día cualquiera de un mes cualquiera en un año cualquiera. Los momentos son únicos, fugaces, efímeros... ¿Para qué dejar las cosas para otro día, para otro instante, para otro momento?!


En el fondo, siempre quise estrenar la primera página de cada cuaderno, y al final, nunca llegué a hacerlo... Y todo por pensar en dejarlo para otra ocasión, para ese momento "adecuado".
No me dí cuenta de que esa oportunidad era AHORA MISMO.



"HAZ LO QUE SIENTAS Y NO SIENTAS LO QUE NO HAGAS"

0 huellas:

Publicar un comentario

huellas