17/3/09

Music


¡Ha vuelto mi vena melómana!

Quizás se debe a que me paso día y noche escuchando la banda sonora de Juno. El caso es que ha vuelto.
Volví a ver Juno este fin de semana de formación y me gustó muchísimo más que la primera vez que la vi en el cine. Porque además, esta vez me percaté de que su B.S.O. no tiene ningún desperdicio. No es que sean canciones buenísimas, pero sí originales y no te dejan indiferente. Como muestra, podéis escuchar la primera canción que se oye al abrir este blog, perteneciente a la película. Es una de las que más me gustan.

Bueno, el caso es que después de unas cosillas que tenía que hacer esta mañana, y aprovechando que estaba a un paso de la Fnac de Callao (la cual, adoro), me dispuse a entrar, como muchos otros martes.
Sin embargo, esta vez, en lugar de devorar la sección de libros me ha dado por detenerme en la de música, cosa que no había hecho nunca antes con tanta profundidad.
Me ha gustado eso de que puedas escuchar cualquier disco de los que venden pasando el código de barras por la zona de auriculares. Seguramente, mucha gente ya lo sabrá pero yo no lo he sabido hasta hoy.

Simplemente quería curiosear por la zona para ver las novedades del momento, pero, como siempre, he acabado rebuscando entre los discos de los que casi no había oído hablar.
Me he pasado una hora y media rebuscando, recopilando y escuchando cd’s; y me hubiera quedado una hora y media más, de no ser porque mis tripas rugían de una manera considerable.
He acabado comprándome un disco de Counting Crows y otro de The Libertines.

Adoro la Fnac.
Me pasaría allí horas enteras sin aburrirme.
Otro día os cuento cuáles son las canciones que me gustan más, por si queréis escucharlas.

¡Feliz Martes-Miércoles!

0 huellas:

Publicar un comentario

huellas