13/6/09

Recuerdos

Vivo para el recuerdo.
Vivo echando de menos tu alter ego inexistente.
Tus cualidades y atributos murieron hace tiempo ya, pero yo únicamente vivo para el recuerdo, un recuerdo ahora efímero, capaz de visualizarse en una milésima de segundo... ¿o incluso menos?
Bajando, oigo tu risa.
Cierro... y surgen tus palabras embriagadoras.
El roce de las pestañas...Tus besos y caricias...
Y cuando se hace la luz, vuelta a la realidad,
mientras siento un ligero frío recorriendo mi mejilla que va a morir en mi boca.
Lo pruebo, y el roce de la lengua con mis labios me cuenta al oído que es salado, salado como el agua del mar, salado como una vida llena de pasión...
De nuevo oscuridad... Abrazos, sentimientos, caricias en la mano y caricias en el pelo pero, sobre todo, infinidad de palabras.
Palabras que una vez fueron un mundo y ahora no son más que una ligera brisa acechando mi sentido auditivo.
Vivo enamorada de tu recuerdo, vivo anclada en el pasado visualizando esa mirada mística que antaño era capaz de hechizarme en un instante.
Hubiera muerto por ti, y lo sabías...
Ahora ya se ha puesto el sol y no hay vuelta atrás.
Sigo atrapada en esta caja de doble fondo, incapaz de salir.
Sin embargo, atisbo a ver un pequeño rayo de luz que antes era minúsculo.
Hoy parece mayor que ayer.
Ayer...Eso eres tú.
Hoy...Es lo que soy yo y el hoy se quiere escapar, escapar del ayer.
Déjame, libérame, aflójame esas cuerdas que me aprietan demasiado para que algún día logre soltarlas definitivamente.
El mañana siempre llega.
En este caso, está tardando más de lo debido.
Pero si de algo estoy completamente segura es de que para que nazca un nuevo día debe morir el anterior.


*21/09/08*

0 huellas:

Publicar un comentario

huellas